Harina

5 alimentos perjudiciales para la salud bucodental

A principios del mes pasado os acercamos una entrada sobre cinco alimentos beneficiosos para la salud bucodental. Esos alimentos que son especialmente útiles para la prevención de enfermedades periodontales como son los arándanos o el Kiwi, que mejora la función de los leucocitos contra las infecciones.

Hoy nos pasamos al lado opuesto con 5 alimentos perjudiciales para la salud bucodental y que tienen en común a los azúcares refinados y las grasas saturadas, por lo que es conveniente que los conozcáis para intentar evitarlos para así tener una mejor salud bucodental.

Alimentos ricos en azúcares refinados

Patatas fritas

Los conoceréis porque desde la propia televisión los publicitan a casi todas horas del día: pasteles, bollería, patatas fritas o cereales realizados con harina blanca. Alimentos que aumentan la inflamación al elevar los niveles de glucosa en sangre.

Hay estudios que han encontrado como aquellos pacientes sometidos a una dieta rica en azúcares refinados obtenían unos mayores índices de sangrado gingival.

Ricos en grasas saturadas

La inflamación gingival puede llegar a ser originada en parte por el exceso de alimentos en grasas saturadas que generan un aumento del colesterol “malo” (LDL) en sangre.

Alimentos y bebidas ácidas

Yogur

Los cítricos, vino, manzana o yogures poseen un pH ácido que puede provocar la erosión del esmalte dentario y por ello, aumentar la sensibilidad dentaria. Con esto no decimos que no sean saludables, todo lo contrario, pero en ciertos pacientes con hipersensibilidad dentinaria, sería aconsejable un consumo no excesivo.

Bebidas energéticas y refrescos gaseosos

La gran cantidad de azúcares refinados y por el pH ácido (entre 1,5 y 3), es aconsejable reducir su consumo tanto en adultos como en niños por ser dañinas para la salud bucodental.

Alcohol

Se ha encontrado en varios estudios que se relaciona al alcohol con el cáncer oral y la periodontitis. Puede llegar a disminuir la respuesta inmunológica frente a infecciones, lo que conlleva que se esté más vulnerable al ataque de bacterias lo que provoca inflamación y destrucción de los tejidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *