Cera abejas neolítico

Hace 6.500 años se usaba la cera de abeja como relleno dental

En una mandíbula del Neolítico, hallada en Eslovenia, se encontró que la cera de abeja podría ser el empaste más antiguo de la historia.

Sin antibióticos y sin anestesia, hace 6.500 años, una muela picada podía convertirse de forma muy fácil en una tortura o incluso causar la muerte. Aunque hace unos años se descubrió que ya había dentistas que trataban de aliviar los dolores que provocaba la infección.

En 2012, un equipo de investigadores italianos, identificaron un empaste de cera de abeja en una mandíbula del Neolítico. El objetivo del uso de este empaste sería para reducir la sensibilidad en unos dientes desgastados o el dolor provocado por una fisura en los mismos.

Después de varios años de estudio aplicados a la muestra, el diente se encontró bajo un traumatismo oclusal y presentaba una fractura vertical, que fue obturada con cera de abeja un poco antes de que falleciera el individuo.

Neolítico empaste

Este sería el hallazgo más antiguo en relación a un tratamiento restaurado odontológico, ya que la intervención fue realizada con el objetivo de aliviar el dolor producido por los túbulos dentinarios expuestos y la masticación.

Algunas de las dudas sobre la existencia de esa cera de abeja en el diente, se basan en que no se sabe a ciencia cierta si se colocó sobre la grieta poco antes o después de la muerte del individuo. Lo que conlleva que no se pueda descartar que fuera parte de un rito funerario, aunque los investigadores lo ven como algo poco probable.

Las preguntas que surgen son ¿Con qué instrumento se prepararon las cavidades? o ¿Con qué material fueron obturadas?

En otras excavaciones han sido encontrados instrumentos cortantes de muy pequeño tamaño, lo que posibilitaría que se pudieran usar para realizar pequeños procedimientos en los dientes. Estos odontólogos primitivos usaban los llamados como “empastes paleolíticos” realizados con cera de abeja en algunos casos.

Una odontología que se retrae a cientos de años atrás, como pasa con estos elixires bucales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *