Hilo dental

El hilo dental, el complemento perfecto para tu cepillo de dientes

El hilo dental sirve para llegar a las zonas interdentales que no son generalmente accesibles al cepillo de dientes. Por esto mismo el hilo dental nos sirve como el complemento perfecto para poder limpiar el 40% de la placa bacteriana que queda después de realizar el cepillado habitual que se encarga del 60%.

Para los que estén poco acostumbrados al uso del hilo dental, puede que cometan ciertos errores en su uso. Por esto mismo vamos a comentar algunos consejos para no cometer los dos errores más comunes: no usar una técnica adecuada y forzar el paso del hilo.

El hilo dental se caracteriza, ya sea con cera o sin cera, en tener una forma cilíndrica. El encerado que puede tener algunos hilos dentales, facilitará el paso entre los dientes que tengan poco espacio entre los mismos. En cambio, la cinta dental es rectangular, lo que significa que aumentará la superficie que toma contacto con el diente para que así pueda eliminar más placa bacteriana que el hilo dental.

Primer fallo: no usar una técnica adecuada

Hay que tomar unos 40 centímetros de hilo dental y enrollar la mayor parte alrededor de los dedos medios de ambas manos. De 3 a 5 centímetros será más que suficiente para poder pasarlo entre los dientes con firmeza cuando se sujete. Eso sí, hay que realizar un movimiento suave para así pasar con delicadeza por los espacios interdentales hasta que se llegue a la encía.

Colocación hilo dental

Llegados a la encía, se realiza una curva en forma de C, como si abrazar al diente, e introducimos el hilo dental por debajo de la encía para realizar unos movimientos hacia los lados de cada diente para limpiar adecuadamente la placa bacteriana. Este proceso deberemos de repetirlo en todos los espacios interdentales que falten. Lo único que quedará es enjugarse la boca para eliminar algún posible resto dejado. El hilo dental ha de usarse una vez al día.

Segundo fallo: forzar el paso del hilo

La forma en que debemos subir el hilo por el espacio interdental es de manera suave y con movimientos en zigzag. De esta forma se evitará que se pueda lastimar la papila interdental de la encía.

Con esta serie de consejos os animamos a que uséis el hilo dental para que acompañe al cepillo de dientes, dos herramientas bien eficaces para mantener nuestra boca sana y limpia.

Podéis pasaros por esta entrada para conocer los 10 errores que se suelen cometer en el cepillado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *