Piercing Dental

¿Piercing en la boca? Piensa en tus encías

 

La colocación de piercings orales (labio, lengua, frenillos) se ha convertido en una moda, especialmente entre los más jóvenes.

Sin embargo, antes de optar por esta práctica es importante saber que pueden acarrear riesgos para la salud gingival y general. Aproximadamente el 85% de las personas con piercings presentan algún tipo de lesión en la boca como consecuencia de los mismos.

La parte del piercing orientada hacia el interior bucal, a pesar de ser una superficie redondeada, es un cuerpo extraño que, al hablar y/o comer, produce continuos movimientos y roces contra la encía, pudiendo provocar una importante recesión de encía, hipersensibilidad y pérdida de hueso.

Además, estos elementos pueden formar grandes nichos bacterianos e infección que, si persiste sin un adecuado tratamiento, podría incluso llevar a la pérdida del diente.

Piercing Dental

En muchas personas con piercings orales surgen gingivitis y periodontitis agresivas; incluso, se han relacionado algunos casos de endocarditis bacteriana con la colocación de estos adornos.

Según el profesor de Odontología de la URJC José Andrés Sobrino, esta moda esta provocando “multitud de prejuicios para la salud bucodental” de los jóvenes. “Nos sorprendió la gran tasa de complicaciones locales, y el espíritu con que se sobrellevan muchos de estos problemas“, sintetiza el profesor.

En una encuesta realizada por la Clínica Odontológica de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC), revela que el 72% de los pacientes con piercing ha sufrido alguna complicación posterior a su colocación. Los problemas más frecuentes son la inflamación (el 35%); el dolor (18%); dificultades para hablar y masticar (el 15%), alteración del gusto (5%); sangrado (4%); aumento de la salivación; infección y parestesias (2%) y alergia (1%).

La encuesta se llevó a cabo con una cincuentena de estudiantes del campus, con edades entre los 18 y los 24 años, y que fueron reclutados por otros alumnos del departamento y mediante anuncios en la web y en las propias instalaciones de la facultad.

Aparte de seguir una higiene oral extrema, los portadores de piercings orales deben visitar frecuentemente a su dentista.

Fuente – SEPA / El Mundo

Más información – Boca sana igual a cuerpo sano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *